Mensaje del representante de los egresados ante la Junta de Directores

El pasado 12 de septiembre regresé a la Junta de Directores de la USMA en representación de los Egresados; ya lo había hecho como Presidente de AEUSMA entre 1988 y 1989, y como suplente de los propios ex-alumnos algunos años después.

Con mucho agrado he aceptado esta designación por los próximos dos años con el objetivo de ser puente entre una Universidad que madura y una comunidad de egresados cada vez más grande y cuya presencia e impacto en un país que crece a pasos agigantados se hace sentir con más fuerza.

La representación de los Egresados debe ayudar a mantener contacto permanente entre lo que se enseña en las aulas usmeñas y lo que muchas veces llamamos “la vida real”, el ejercicio profesional cotidiano, para ayudar a perfeccionar el perfil de los que están por salir y reafirmando con ello la calidad de nuestra educación, una educación integral, basada en valores y académicamente sólida.

La USMA ha sido para varias generaciones fuente de conocimientos y experiencias enriquecedoras y, sobre todo, un espacio para el aprendizaje y el desarrollo de buenos valores gracias a su claro objetivo y mandato de darle a su familia una educación integral.

Es indudable que una red de contactos de los Egresados de la USMA es algo poderoso en muchos niveles que van de lo voluntario a lo empresarial, de lo social a lo institucional. Los usmeños estamos en todos lados ejerciendo opinión pública, creando negocios, siendo servidores públicos, mejorando nuestras comunidades y devolviéndole algo a nuestra patria.

El próximo paso incluye mejorar esa red de Egresados y brindar avenidas para devolverle también a la USMA, con nuestro trabajo voluntario, con nuestro regreso a las aulas para seguir aprendiendo o para enseñar y también con nuestro dinero que siempre es bienvenido.

Como siempre, hago votos para que nuestra alma mater continúe cosechando éxitos a través de quienes salen de sus aulas, perfeccionando su prestigio y aportando, desde su privilegiada posición, la luz que es guía y dándole a nuestra sociedad la sal que es vida.

Saludos, César Kiamco (“91 / cesar.kiamco@gmail.com”)