Vivir Felices #PlumaInvitada

Vivir Felices USMA Panama

Por: Roberto Moreno

Así como cuidamos nuestro cuerpo haciendo ejercicios, y cuidamos nuestro peso manteniendo una dieta saludable, también nuestra mente requiere que la cuidemos todos los días, procurando nutrirla con pensamientos positivos y hábitos buenos, que nos ayuden a lograr la felicidad que anhelamos en nuestra vida.

Sin importar quiénes somos, ni la vida que hemos tenido, debemos reconocer que existen múltiples razones por las que debemos seguir hacia delante, disfrutando cada día, a pesar de las incertidumbres y circunstancias que se presenten.

Aquí y ahora, debemos decidirnos a realizar ese cambio que tanto nos merecemos, y que nos llevará a sentirnos realmente satisfechos con lo que somos, hacemos y tenemos. Hay que sentir, de manera profunda las ganas de vivir la vida de la mejor manera, siendo capaces de ver en el dolor y la tristeza una manera de motivarnos y crecer.

Sé que es fácil escribirlo, y difícil de hacer. Sin embargo, nada es imposible si nos lo proponemos. La felicidad implica decisión y capacidad, autoconocimiento y determinación. No hay que rendirse nunca. El deber de vivir felices nos llama a cada uno. No hagamos caso omiso a este llamado. Hay que creer en uno mismo para poder crear momentos de felicidad que nos llenen de gozo y dicha.

¿Te has preguntado si vives tan feliz como quisieras? Debo hacerte una observación: si no eres feliz con lo que eres, haces y tienes, es poco probable que seas feliz con lo que no eres ni no haces y mucho menos no tienes. Esto no significa que debemos quedarnos en nuestra zona de comodidad (si es que nos sentimos incómodos) ni que hay que aceptar nuestra realidad (si deseamos un espacio para crear y crecer). Lo que deseo expresar es que todos los recursos para vivir felices residen en nosotros, y que a veces de manera injusta no apreciamos ni valoramos aquello que en el presente nos llena de alegría.

Estamos en este mundo para ser felices. En consecuencia, hay que ser y hacer lo que nos hace muy felices, siempre que no afecte a otros y mantengamos el respeto por la armonía en nuestro entorno.

¿Qué hace que no seas tan feliz como quisieras? Algunas sugerencias esenciales para acercarte a la felicidad: no trates de complacer ni impresionar a todo el mundo ni te compares con otros ni te mantengas atado al pasado; mucho menos te culpes por lo que aún no eres o no has logrado, y evita las personas pesimistas. ¿Lo principal? Apreciar lo valioso y especial que eres, aun con tus errores y debilidades. No somos perfectos. Nadie en el planeta lo es.

Para mí, ser feliz requiere de algunas consideraciones iniciales. Por ejemplo, practicar cada día acciones con los verbos elogiar, perdonar, agradecer y amar. Así de sencillo. Procurar fluir siempre en positivo con una vida buena. ¡Epa, así de sencillo!

Solo tenemos una vida, y es mejor que la aprendamos a vivir felices.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*