Estudiantes de la USMA, creando recuerdos entre niños de Capira

Estudiantes de la USMA Panama, creando recuerdos entre niños de Capira

Un total de 85 niños y padres de familia de la comunidad Santa Rosa 2 de Capira, tuvieron la oportunidad de visitar por primera vez la ciudad de Panamá y conocer el cine, la Cinta Costera y disfrutar de un domingo junto con los estudiantes de la USMA y la Fundación Caminos de Luz.

Caminos de Luz tiene como fin principal mejorar la calidad de vida de los habitantes de comunidades marginales a través de la instalación de paneles solares financiados por empresas, familias y estudiantes de la USMA. La iniciativa está dirigida por el Prof. Jan Candanedo, quien generó un gran interés por esta comunidad debido a la experiencia que tuvo hace algunos años cuando realizó su Servicio Social Universitario. A raíz de esto, creó esta organización sin fines de lucro.

Todas las semanas, los niños y familiares de la comunidad nos abren sus puertas y nos dan la bienvenida a sus hogares; en esta ocasión quisimos abrirles las nuestras. La actividad comenzó a las 9:00 a.m.; sin embargo, los visitantes tuvieron que desplazarse desde las 5:40 a.m. para llegar a tiempo.  Fue una gran labor de logística coordinada por los padres de familia y profesores del colegio Gregorio Velásquez, de Capira.

Los abrazos, lágrimas y carcajadas no se hicieron esperar por parte de los niños cuando se sentaron en la sala de cine por primera vez. Al terminar de ver la película, nos dirigimos a la Cinta Costera para que ellos tuvieran la oportunidad de conocer el mar, algo que solo habían visto en la televisión.

El almuerzo consistió en 15 pizzas de peperoni y jamón, primera experiencia también para muchos de los niños y adolescentes que se encontraban presentes. Para finalizar, se sostuvo un breve diálogo entre los adultos de la comunidad, la Fundación y los estudiantes del Servicio Social de la USMA, con el fin de evaluar los objetivos alcanzados.

Esta experiencia resultó ser muy positiva y gratificante para mí, al lograr ver cómo les alegrábamos el día a los niños con cosas que son tan comunes para nosotros, pero tan novedosas para ellos.

Por: Ana Lucía Troetsch Romero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.